1.jpg

De Trujillo he escuchado muchas historias, como que es una ciudad bohemia, interesante y divertida.

La cocina de Trujillo es sin duda una excelente razón o excusa si queremos plantearlo así, para reunirse. La comida trujillana se prepara con pescados, mariscos, algas marinas, aves, ganado y productos de la tierra. En total, deben existir cientos de recetas típicas trujillanas, todas muy bien guardadas en las memorias de las gentes más antiguas, aunque muchas de esas recetas son parte de la carta diaria de los restaurantes más destacados.

El cebiche, es un plato típico que se prepara con filete de pescado cortado en trozos cocido con limón, cebolla y ají limo.
El cabrito con frijoles, es una carne macerada en chicha de jora y vinagre con frijoles aderezados en cebollas y ajos. El shambar es una sopa de trigo que va con pellejos de chancho, jamón ahumado, menestras y cebolla china. Esto se sirve con maíz tostado y por una cuestión de costumbre, se sirve sólo los días lunes.

Los frejoles a la trujillana son un plato que se prepara con frejoles negros, ajonjolí y ají mirasol. El pescado a la Trujillana es un pescado al vapor que va con salsa de huevos y cebolla.

Entre las bebidas típicas, se puede ver con frecuencia una que se prepara con agua, azúcar y harina tostada. Esta bebida es refrescante y nutritiva, y yo añadiría que es además de todo eso, bastante adictiva, porque apenas se terminan de tomar su porción ya quieren seguir con otra y otra…

Foto