El Pisco, no es sólo símbolo de la peruanidad como bebida tradicional del Perú desde tiempos de la Colonia española, sino que constituye lo que en el comercio internacional se conoce como una “denominación de origen”. En la costa del Perú se ubican, un valle, un río, un puerto y una ciudad llamados, desde inicios de la Colonia, Pisco, referente geográfico que ha sido acreditado por diversos cronistas históricos. Además, el nombre Pisco proviene del vocablo quechua que significa “ave” –por la cantidad de pájaros que se divisaban en la zona–. Ello se corrobora con la existencia en la zona de una comunidad de indios llamados “Piskos”, ceramistas que elaboraban, entre otros objetos, botijas de arcilla que tenían un recubrimiento interior de cera de abejas en las que se almacenaban bebidas alcohólicas y chichas. Posteriormente, cuando los españoles trajeron la uva a la región, también se comenzó a almacenar este famoso aguardiente, identificándolo más tarde, con el nombre del recipiente que lo contenía. 
Es indiscutible la vinculación que existe entre el Pisco, la geografía y la toponimia peruana; la historia del Pisco es un capítulo en el proceso de transculturación o mestizaje que se dió en estas tierras, dando lugar a un “producto bandera”, que es hoy símbolo de orgullo peruano y prestigio internacional. 

Illapa Perú.

 pisco-ica.jpg