11.jpg

Ya han pasado casi dos meses desde que las aguas fuera de todo control inundaron y arrasaron con las principales rutas de acceso al remoto sitio donde se encuentran las ruinas incas de Machu Picchu.

Hoy, el Ministro de Turismo de Perú anunció que este sitio, Patrimonio Mundial de la UNESCO se reabrirá a los turistas el 1 de abril del 2010, a menos que existan contratiempos climáticos.

Miles de turistas, entre ellos, muchos chilenos, quedaron varados en el pequeño poblado de Aguas Calientes, a causa de las intensas lluvias que hubo en enero, ocasionando que el río Vilcanota se rebalsara y arrasara con las líneas ferroviarias y las carreteras. Los turistas, con bastante lentitud, fueron evacuados en helicóptero, y desde entonces que ha cesado el turismo a esta zona, ya que muchos que tenían comprados sus pasajes aéreos, pidieron la restitución de su dinero, o bien, posponer su viaje y hasta cambiar de destino.

Por lo que yo he visto a lo largo de la historia del turismo, luego de una catástrofe siempre sale la luz, y recuerdo ese tsunami que hubo en Indonesia años atrás, arrasando con todo, para luego levantarse nuevamente, y mientras eso sucedía, muchos turistas viajaban por diversos motivos.

En Perú, lo positivo fue que, a pesar de esta catástrofe que les hizo perder millones de dólares, 450 guías turísticos oficiales del Cusco se han capacitado de manera adicional. Los servicios no están del todo restituidos, así que conviene esperar un poco a que todo vuelva a la normalidad.

Vía: jaunted