montañas.jpg

Todos sabemos que Perú es un país biodiverso, con selvas, montañas y mares que se han ganado records mundiales, sin contar con que además, tiene la ventaja de ofrecernos ofertas de vuelos a Lima cada vez más económicas. Todo el ecosistema peruano es gestionado por el SERNANP, que es el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

En el Perú, hay millones de hectáreas que se conservan de diferentes maneras, a través de diferentes instituciones, y una de ella es Salinas y Aguada Blanca, que es Reserva Nacional. La mayor parte de esta reserva, pertenece a Arequipa, y el resto es de Moquegua.

Esta reserva está situada entre la Ciudad Blanca de Arequipa y el afamado Cañon del Colca. Ahí hay una tremenda diversidad ecológica, que es mantenida en buena parte por la misma comunidad que vive cerca.

Esta reserva está muy alta, a unos 6.000 metros sobre el nivel del mar, en la cima del volcán Chachani. Dentro de la reserva hay otros volcanes, como el Misti y el Pichipichu o Ubinas. Esta reserva se creó con el fin de proteger su diversidad ecológica. En realidad, todas las reservas tienen prácticamente este mismo fin, así como hay otras que también consiguen y destinan recursos para cuidar especies en peligro para que se reproduzcan y recuperen.

La reserva tiene una vegetación que conserva el agua que cae en forma de nieve, y esa agua es utilizada por las comunidades, incluyendo la ciudad de Arequipa. Las vicuñas son otro recurso importante de las comunidades, además de los guanacos, tarucas, zorros, pumas y gatos. Deben haber unas 150 especies de aves, incluso algunas son acuáticas.

Hoy se sabe que en las zonas donde hay tanta vegetación nativa, hay también algunas especies que están entrando a quitarles la energía, a las que se podría llamar maleza. El problema es que esas especies van en aumento y se están ensombreciendo a las plantas que fundaron la zona.

Patahuasi, que está cerca de la cafetería El Chino de Viscachani, es una parada obligada en el camino a Colca, donde podrán ver las más extrañas formaciones rocosas cubiertas por plantas de la selva. Si de restos arqueológicos se trata, hay algunos con más de 10.000 años, como las Cuevas Mollepunku, Sumbay o La Pulpera, rico en petroglifos y pinturas rupestres.

Vía/ Peruthisweek