(Continuación) Después de almorzar, subimos al Templo Inca de Pachatata en la parte superior de la isla, a más de 13.000 pies, lo que no era tan fácil como parecía ser. Tuvimos una gran vista de la puesta de sol y cada uno de nosotros caminó tres veces alrededor del templo para alejar los malos espíritus de nosotros. Ese sí que fue un gran día y volvimos a almorzar a la casa donde alojábamos. Conversé mucho rato con los lugareños antes que unirme a los demás turistas que prefirieron ir a la discoteca, ya que además hablaba muy buen español.

3.jpg

Con la llegada de la oscuridad pensaba en donde estaría la luz eléctrica y aquí solo se ponían velas, ya que no había luz eléctrica. Hace algunos años el ex gobierno de Fujimori les cedió gentilmente un generador diesel pero este no puede funcionar debido a que no hay combustible, ni dinero para comprarlo. Aun así la gente se las ingenia para iluminar sus casas con fuego.

Al día siguiente fuimos a la isla de Taquile, donde vimos cómo se celebraba una fiesta local. La gente bailaba y tocaba música y las opiniones eran hermosas. El Lago es enorme y en algunas direcciones no se puede ver la costa de las islas. Los Andes Bolivianos son increíbles como sitio para descubrir y constituyen un hermoso paisaje de fondo. Almorzamos una hermosa y deliciosa trucha en un cocimiento francés para regresar luego a la embarcación que nos tendría que llevar a Puno de vuelta.

Nos quedamos en el Hotel América y disfruté de una de las únicas duchas calientes que tuve en todo el viaje. También fuimos a un restaurante en la Plaza de Armas a comer una gran pizza. Al día siguiente fuimos a las ruinas de Sillustani y me complace haberme quedado más tiempo en Puno para conocer más el lugar. El sitio es increíble, aunque la mayoría de las torres han sido destruidas por rayos, ya que las rocas están altamente magnetizadas debido a su contenido de hierro. En la torre principal, se encontraron dos momias y muchas piezas de oro por los años 70.

Al día siguiente tomé un bus turístico de la agencia Turismo Mer. El bus era grande y llegaba a volar mientras andaba, mientras a bordo servían mate, café y coques a medida que el guía explicaba el trayecto. El bus hizo varias paradas en algunos grandes sitios. Mi favorito fue Riqta, un templo que fue sede de algunas de las personas más importantes de la cultura Inca. La calle principal se enfrenta en dirección exacta a la salida del sol en el solsticio de verano. Las casas están perfectamente alineadas y hay grandes rocas ensambladas, junto a lo típico que se conoce de la cultura Inca. Regresé a Cusco a las 17:00 pm.

Vía: travel blog