11.jpg

Ubicado en la cordillera occidental de Los Andes centrales de Perú, dentro de la provincia local de Yungay, el nevado Huascarán forma parte del sector de este territorio que es denominado “Cordilla Blanca”. Esta montaña cuenta con la particularidad, en primer término, de que posee dos picos, ya que la cumbre norte se encuentra a 6555 metros de altura, y la sur lo hace a 6768 metros, siendo el punto más alto del país.

Hay que destacar además que el Huascarán es la quinta montaña más alta del hemisferio Occidental después del Aconcagua, Ojos del Salado, monte Pissis y el cerro Mercedario. Su nombre, en tanto, proviene del quechua, y significa “cadena de montañas”, siendo que hay además muchísimas leyendas en torno a la historia de este sitio, como la creencia de que el rey inca Huayna Cápac le dio el nombre de su hijo, Huáscar.

Por otro lado, este espacio suele contar con constantes desplazamientos de masa, como suceden en cualquier cadena montañosa. El primero de ellos, según la Universidad de Waterloo, se produjo hace aproximadamente 47.000 años, y es conocido como el “evento Matacoto”, ya que formó el abanico aluvial de Yungay y Ranharica.

Además, un desplazamiento de hielo y rocas producido desde la cumbre del nevado en 1962, mató a unas cuatro mil personas que habitaban al pie de la montaña. En 1970, durante el terremoto de Ancash, sucedió algo similar, aunque en este caso el saldo fue de 20.000 mil víctimas fatales. El último movimiento registrado, no obstante, data de 1977.

Vía: Sky Scraper City
Imagen: Gram